¿A donde miraremos?

Estrenamos un nuevo año y con él un montón de buenos deseos y felicitaciones, que seguramente pronto olvidaremos...Hoy celebramos a la Madre de Dios, la Madre de la Misericordia encarnada. Jesús -"Dios salva"-, pone en nuestras manos su testamento, sellado con su propia sangre: hogar y libertad para todos; ternura a manos llenas; no más indiferencia ni complicidad, ni silencio; la dignidad de muchos hijos e hijas de Dios está en juego; "nos examinarán de amor" ¿Seguieremos mirando para otro lado?

0 Dejaron su opinión:

Publicar un comentario

Tienes la palabra

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.