SALUDA DE FERIA Y FIESTAS PATRONALES DEL PADRE COMENDADOR

LOS CUATRO PUNTOS CARDINALES DE MARÍA, AL COMENZAR LAS FIESTAS EN SU HONOR

Saluda en el Programa de "Feria y Fiestas Herencia 2017"

Otro año más, otro septiembre, otra oportunidad para sentirnos orgullosos de ser
pueblo mercedario porque Ella -María, Nuestra Madre de la Merced- ha querido hacerse especialmente presente en Herencia: ¡como si fuera su segundo hogar después del cielo!. Está en su pueblo querido como señora y servidora de sus gentes, como patrona y regidora de sus corazones, como estrella luminosa que señala caminos de encuentro y de fiesta, de acogida y de reconciliación.

De nuevo, al verla en el Convento o en el día grande de su Procesión, quedamos prendados de su hermosura y la contemplamos embelesados -sin acertar a decir palabra- como los niños que acaban de abrir el regalo tanto tiempo esperado o como los enamorados que hacen eterno cada instante con solo mirarse…Y nos asalta la bendita locura de querer tatuarnos su imagen ahí cerquita del corazón, como un marcapasos de ternura que controle nuestras arritmias y mueva nuestras vidas al compás de su amor.

Estos días son muy indicados también - y a ello os invito- para intentar escucharla en silencio, para atrevernos a sumergirnos en Ella -manantial purísimo de gracias y mercedes- y descubrir cómo, casi sin querer, en el fondo de su alma, nos está señalando los cuatro puntos cardinales de su rosa de los vientos personal.

Al norte leemos: MARÍA, de Nazaret. Es su singularidad específica. Su nombre nos "sabe a gloria"; se pronuncia con todo los acentos; se canta con todos los ritmos; se grita en todas las direcciones; se susurra a los niños de pecho y a los que, en sus brazos, exhalan el último suspiro.
Al sur aparece su plena humanidad: MUJER. Es una humilde aldeana, dedicada a "sus labores", que se convertirá con el tiempo en la mujer más decisiva de nuestra Historia; es una joven, de horizontes muy limitados en aquellos tiempos, que llega a ser libre y consciente interlocutora del mismo Dios-Amor.

Al este encontramos su identidad más profunda: MADRE. Su maternidad nos revela algo inaudito y misterioso: que sus entrañas virginales, preñadas de Espíritu Divino, engendran primaveras sin mancha y dan a luz la Pascua definitiva. Su maternidad nos habla del triunfo definitivo de la Vida, de sacrificio y de entrega generosa, de las lágrimas y esperanzas de la humanidad que, amasadas en la artesa del futuro, se convierten en camino para la Redención de su Hijo.
Por último, al oeste, descubrimos su pasión: MERCED. Es Merced de Dios para los cautivos; es cauce de libertad, al lado de su Hijo, para todos los maltratados y oprimidos; es bolsa de rescate y salvoconducto real para sus mercedarios -dispuestos a arriesgar libertad, bienes y vida-, quedando también Ella "en rehenes" hasta que el último de sus hijos e hijas pueda volver, sano y salvo, a su patria, a su fe, al abrazo de los suyos.

Que estas fiestas del 2017, pórtico del Año Jubilar del Octavo Centenario de la Merced, sean ocasión de júbilo y alegría, sean días de bendición para todo el pueblo de Herencia que custodia, venera y quiere a la "Hermosona" de la Merced como su Tesoro más preciado, y está siempre dispuesto a mostrarlo con orgullo a quienes quieran celebrar con nosotros la Feria y Fiestas en su honor.

P. Pepe Avilés G., OdM

0 Dejaron su opinión:

Publicar un comentario

Tienes la palabra

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.